CONCÉDETE UN TIEMPO PARA MIRAR, ACARICIAR, EXPRESAR…

Ya estamos a mediados de septiembre y las hojas no han empezado a caer, pero se están volviendo locas en los libros. Desean dejarse pasar, manosear, acariciar, una y otra vez, ser miradas con pausa, anhelo, asombro.

Es tiempo de escudriñar lo que nos cuentan los que saben contar. Permitámonos esas caricias, miradas, ojos tan abiertos que parece que se van a comer las letras que hilan las historias.

También es tiempo de contar para aquellos a los que les apetece contar. Encontrar el momento de soledad, de estar consigo, recogido en recuerdos, imágenes, cuentos propios, con pluma o boli, con papel, con el teclado…

Es tiempo de dejarse llevar por las palabras… y por los trazos y pigmentos o los trazos pigmentados.

libros

Deja un comentario